María Cardarelly, la primera fotógrafa de estudio en Galicia

Rúa do Hórreo, 26
[3/531]
  • Rosalía de Castro por María Cardarelly

María Cecilia Cardarelly Bousquet, hija de tintoreros franceses llegados a Santiago de Compostela en 1854, ejerció en la ciudad como fotógrafa profesional sindo la primera mujer que así lo hacía en Galicia hasta el momento. Así lo demuestran recientes investigaciones que revelan que desde 1854 y durante tres años mantuvo su negocio en el número 26 de la calle del Hórreo, en el que era el domicilio de la familia, contando con apenas 19 años. Fue este un corto período de tiempo del que solo se conservan tres retratos, sin embargo, esto no impidió que entre ellos se encontrara el de la más trascente lilterata gallega de todos los tiempos,  Rosalía de Castro.

Las indagaciones tratan de descifrar esta vocación temprana de la artista compostelana que no vino de la mano de un vínculo familiar o sentimental con ningún hombre fotógrafo, quienes en aquel tiempo eran excluivos poseedores de los conocimientos y claves de esta nueva profesión. Sin embargo, las posibilidades apuntan a un posible contacto con familiares paternos asentados en París como fotógrafos, pudiendo ser alentada por su padre durante el proceso.

La fotografía de Rosalía de Castro, probablemente fue tomada sobre 1865, siendo parte del fondo de la Real Acadamia Galega. Aunque recientemente fue descubierta una segunda fotografía en un papel incorporado a un ejemplar de “Cantares Gallegos”, con nota manuscrita de la propia autora en el reverso, que presenta una ligera diferencia con la anterior al no estar situada frontalmente y llevar pendientes. Llama la atención el modo en el que ambos retratos reflejan la psicología de la autora, siendo reveladores de su ensoñamiento y espiritualidad.

Despues del traslado de la familia en 1866 a Ferrol, María Cardarelly no continuaría con su ocupación posiblemente debido a la falta de oportunidades. Poco tiempo despues contraería matrimonio con Juan Velasco, pintor madileño, con el que tuvo una niña. Lamentablemente ambos finaron prematuramente, situación de desamparo ante la cual volvería a casarse con Antonio Pérez, ingeniero militar, quien posteriormente murió en Flilpinas. María paso el resto de su años viviendo modestamente con su madre, hasta que en el año 1910 abandona de manera definitiva Galicia para trasladarse a Madrid, a la edad de 65 anos.

La siguiente fotógrafa del país, Antonia Santos, no aparecería hasta aproximadamente 1872 en la Mariña, tiempo despues de que en un pequeño estudio de la calle del hórreo, María Cardarelly, aunque durante un perdíodo breve, se convertiera en un ejemplo precoz y trascendente de la instauración de la fotografía en Galicia.

Fuente:  Sermos Galiza, Carlos Castelao

http://www.sermosgaliza.gal/articulo/cultura/pioneira-da-fotografia-gali...

Imágenes: Fotos: RAG (la de la derecha) y Fundación Rosalía (la de la izquierda).