Edith Wharton: Mujer, Escritora y Peregrina

Catedral de Santiago de Compostela, Praza do Obradoiro s/n
[3/437]

Edith Wharton, una de las escritoras más reconocidas de comienzos del siglo XX, ganadora del premio Pulitzer 1921 por su novela La edad de la Inocencia llevada al cine en el año 1993 por Martin Scorsese y primera mujer nombrada Doctor Honoris Causa por la Universidad de Yale -entre otros muchos méritos-, viajó a Compostela en dos ocasiones en la década de los años veinte recorriendo el camino Jacobeo.

Así lo demuestra la cuidada investigación de la profesora de literatura Patricia Fra López, publicada en el libro Edith Wharton. Back to Compostela, una edición facsímil que recoge el periplo de una mujer pionera y adelantada para su tiempo.

Nacida en los Estados Unidos, Edith Wharton pasó varios años de su infancia en Europa hasta expatriarse definitivamente a Francia, viajando por multitud de países del viejo continente como Italia, Inglaterra, Alemania o Grecia y mismo norte de África, razón por la cual hablaba con fluidez varios idiomas como francés, alemán e italiano, además de inglés. Fue, sin duda, una apasionada viajera en un tiempo en el que recorrer el Camino de Santiago representaba una gran hazaña llena de adversidades, sobre todo para una mujer que, como dato curioso, empleó como guía el libro de otra autora erudita y profesora de arte española, Georgina King (The Way of St. James).

La primera de las viajes de la célebre escritora a nuestro país data de 1925. Fue en este año que la autora recogió su peregrinaje hasta “el glorioso santuario de Compostela” en su diario de viaje por España con Walter Berry. Concretamente, sería el 15 de septiembre con la llegada al fin de su busca espiritual arribó a la catedral. La vista del pórtico del Maestro Mateo causaría una fuerte y emotiva impresión que la llevaría a escribir “Santiago. Aleluya! Jubileo! Lhassa! La otra noche vi la eternidad”.

Según narra la profesora Fra López en Back to Compostela, Edith Wharton volvería pocos años despues por carretera a la capital, hecho que recogería en un ensayo inacabado escrito con fecha estimada 1930, una lectura recomendable reproducida en dicha edición.

El trabajo muestra una gran fuente de información que facilita el conocimiento del Camino de Santiago en los años veinte a través de los ojos de una excepcional viajera de aquel tiempo, así como la vivencia y relación de una de las escritoras más reconocidas de nuestra historia reciente con Santiago de Compostela; la ciudad, en sus propias palabras, que parece estar al final del mundo occidental.